Le Marquis de Sade

Forum du site sur le Marquis de Sade : http://www.sade-ecrivain.com

Vous n'êtes pas identifié.

#1 11-01-2018 03:11:34

chrismullinmaillot
Membre
Date d'inscription: 06-12-2014
Messages: 32

Algunas aves están tan estresadas por la contaminación acústica que lo

El Bluebird no se dio cuenta de lo que se estaba metiendo cuando eligió su nueva casa, a unos 75 metros de un compresor de gas natural. Era sólo como los días y las semanas llevaban en que la baja queja de la maquinaria comenzó a tomar un peaje. Era más difícil escuchar los sonidos de los depredadores que se acercaban, o incluso los ruidos normales del mundo circundante, por lo que tenía que mantener una vigilancia constante. Sus niveles hormonales de estrés se sesgaron; su salud se deterioró. No podía reinstalarse en otro lugar, porque tenía un nido lleno de crías para tender. Sin embargo, sus polluelos también sufrieron, creciendo pequeñas y escasamente emplumadas, si sobrevivieron en absoluto.

Los científicos no podían preguntarle al pájaro azul lo que sentía. Pero cuando muestrearon la sangre del pájaro, como parte de un estudio de 240 sitios de anidación alrededor de las instalaciones de tratamiento de gas natural en el norte de nuevo México, encontraron que mostró los mismos síntomas fisiológicos que un humano que sufre de desorden de estrés postraumático.

"el ruido está causando que las aves estén en una situación en la que están crónicamente estresadas... y eso tiene enormes consecuencias para la salud para las aves y sus crías", dijo Rob Guralnick, conservador asociado de informática de biodiversidad en el Museo de historia natural de Florida
Kevin Durant Camisetas, .

Sería una exageración decir que el ruido daña la salud mental de las aves — los animales no han sido evaluados por un psicólogo aviar. Pero en un artículo publicado el lunes en los procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias, Guralnick y sus colegas dicen que hay una conexión clara entre la contaminación acústica, los niveles anormales de las hormonas del estrés y las tasas de supervivencia más bajas. Esta es la primera vez que se establece el vínculo en una población de animales salvajes, argumentan, y debe hacernos pensar a todos con fuerza sobre lo que nuestro alboroto está haciendo a la tierra.

"la degradación del hábitat siempre se concibe como un corte claro, o, ya sabes, cambiando el ambiente de una manera física. Pero esto es una degradación acústica del medio ambiente ", dijo Guralnick. "Creemos que es una preocupación de conservación real".

La investigación se llevó a cabo en el área de manejo del hábitat del cañón de cascabel de la oficina de manejo de la tierra, una extensión soleada de mesas cubiertas de Artemisa y cañones empinados forestados con pino de enebro y piñón. El sitio está deshabitado, pero está salpicado de pozos de gas natural y estaciones de compresión que emiten un zumbido constante y de baja frecuencia en aproximadamente la misma gama que las canciones de muchas aves. Eso hace que sea el lugar perfecto para estudiar los efectos del ruido producido por los humanos, lejos de los propios seres humanos.

Clint Francis, ecologista de la Universidad Politécnica Estatal de California, ha estado estudiando este ecosistema durante más de una década. En estudios previos, él ha informado que el ruido puede reestructurar comunidades enteras, lo que incita a las aves a alterar el tono de sus canciones, cambiando la demografía hacia especies más tolerantes al ruido, incluso modificando la distribución de las plantas basándose en lo que las aves permanecen. También descubrió que algunas especies eran mejores cuando anidaban cerca de fuentes de ruido, porque el clamor ahuyentaba a los depredadores que de otro modo comían huevos y pollitos vulnerables.

"pero todavía nos preocupaba que pudiera haber costos ocultos cuando se miden otros aspectos del éxito reproductivo", dijo Francis. "por eso Queríamos ver las hormonas del estrés".

Los análisis de sangre revelaron que los niveles de corticosterona en las aves más cercanas a los compresores de gas eran muy, mucho más bajos de lo normal. Esto inicialmente fue una sorpresa para los investigadores, porque corticosterona es el equivalente de cortisol — la hormona que incita a su cuerpo a liberar una inundación de adrenalina, subir su presión arterial y sacudir su cerebro con azúcar.

Pero luego llevaron sus resultados a Christopher Lowry, un fisiólogo de estrés en la Universidad de Colorado en Boulder. Para él, los resultados no fueron sorprendentes en absoluto — es lo que cabría esperar de una criatura expuesta a una cepa prolongada y persistente.

Los seres humanos que sufren de TEPT o síndrome crónico de la fatiga, y los ratones del laboratorio que se han puesto a través de experiencias traumáticas, responden silenciando su eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (hPa)-la cascada de las respuestas químicas que es accionada por el estrés.



“You can imagine being in a state of constant arousal and hypervigiliance,” Lowry explained. “If there was not some way to desensitize these systems, that would result in a state of chronic fatigue. No organism is capable of essentially running on turbo all the time. So after a period of time the physiology adapts — perhaps to conserve resources.”

It’s an adaptation to an untenable situation, Lowry said, but not a particularly good one; this tamping down of the HPA axis is tied to an overall
Marc Gasol Camisetas, deterioration of health. A human is likely to experience cardiovascular problems, gastrointestinal issues, extreme fatigue. Meanwhile, the western bluebird — a common, hardy species that is generally considered to be noise-tolerant, was smaller, its feathers bedraggled.

“The body is just starting to break down,” Lowry said.

To Lowry, the fact that humans respond to stress in the same manner as animals as distantly related as birds suggests that this response is ancient and deeply ingrained. And it raises questions about how humans handle exposure to unrelenting noise. The mother bluebird that nested near a compressor and was unable to leave when the sound became unbearable may not be so different from a low-income human family forced to rent an apartment near a flight path or loud industrial site.

“There’s evidence that being able to have a full auditory experience is essential for optimal health in both species,” Lowry said.

Why is hearing so important to health? Francis believes it has to do with our ability to sense the dangers around us.

“Animals are constantly surveying their environment and making decisions based on risk. And one thing noise does is it degrades this really important sensory channel,” he said. “It very well may be that noise exposure really cuts an animal’s ability to use sound or rely on passively listening for dangers, and that sets up conditions where
James Harden Camisetas, risk assessment is really uncertain and leads to psychological conditions like anxiety.”

It will be hard to figure out exactly whether this is happening, Francis said, because there are so many interconnected factors at work in this setting. For one, the birds might be stressed by noise, but so are the animals that could eat them; the data suggests there is a Goldilocks distance from compressors where birds are better off because the sound scares off predators.

“It gets really tricky,” Francis said. “We’re going to need to come up with some really creative experiments to sort this out.”

Hors ligne

Pied de page des forums

Créez Votre Propre Forum
Insérer vos Graphiques
Dictionnaires de Traduction
Hébergé par ForumCrea.com